Uso de la raya (o guión largo)

 

La raya o guión largo (_) se puede usar aisladamente, o bien, como en el caso de otros signos de puntuación, para servir de signo de apertura y cierre que aísle un elemento o enunciado.

 

Este signo se utiliza con los fines siguientes:

 

Orientación de uso

Ejemplos

 

Para encerrar oraciones o incisos que interrumpen el discurso. En este caso se coloca siempre una raya de apertura antes de la aclaración y otra de cierre al final.

 

 

 

En este uso las rayas pueden ser sustituidas por los paréntesis e incluso por comas.

 

 

La diferencia entre una u otra opción depende de cómo perciba quien escribe el grado de conexión que el inciso mantiene con el resto del enunciado.

 

 

Se encierran entre rayas elementos incidentales o aclaratorios intercalados en un enunciado, cuando se interrumpe el sentido del discurso con un inciso aclaratorio o incidental, sobre todo si este es largo o de escasa relación con lo anterior o posterior.

 

Así como, para intercalar algún dato o precisión: fechas, lugares, significado de siglas, el autor u obra citados,…

 

Finalmente cuando los incisos que interrumpen una oración ya sea para aclarar o ampliar lo dicho, ya sea para mencionar al autor u obra citados, de acuerdo a los siguientes casos:

 

a)     Aposiciones (“reunión de dos o más sustantivos sin conjunción”) explicativas.

b)     Las proposiciones adjetivas explicativas.

c)     Cualquier comentario, explicación o precisión a algo dicho.

d)     La mención de un autor u obra citados.

 

 

Llevaba la fidelidad a su maestro –un buen profesor– hasta extremos insospechados.

 

Esperaba a Emilio –un amigo–. Lamentablemente, no vino.

 

Para señalar cada una de las intervenciones de un diálogo sin mencionar el nombre de la persona o personaje al que corresponde. En este caso se escribe una raya delante de las palabras que constituyen la intervención.

 

 

–¿Qué has hecho esta tarde?

 

 

–Nada en espacial. He estado viendo la televisión un rato.

 

Para introducir o encerrar los comentarios o precisiones del narrador a las intervenciones de los personajes. Se coloca una raya delante del comentario del narrador, sin necesidad de cerrarlo con otra, cuando las palabras del personaje no continúan inmediatamente después del comentario.

 

–Espero que todo salga bien–dijo Azucena con gesto ilusionado.

 

 

 

 

Se escriben dos rayas una de apertura y una de cierre, cuando las palabras del narrador interrumpen la intervención del personaje y esta continúa inmediatamente después.

 

 

–Lo principal es sentirse viva–añadio Pilar–. Afortunada o desafortunada, pero viva.

 

 

Tanto en un caso como en otro, si fuese necesario poner detrás de la intervención del narrador un signo de puntuación, una coma o un punto,  por ejemplo, se colocará después de sus palabras y tras la raya de cierre (si la hubiese).

 

 

–¿Deberíamos hablar con él? –preguntó Juan–. Es el único que no lo sabe.

 

–Sí –respondió la secretaria–, pero no podemos decir toda la verdad.

 

En algunas listas, como índices alfabéticos de libros o bibliografías, la raya sirve para indicar que en ese renglón se omite una palabra, ya sea un concepto antes citado o el nombre de un autor que se repite.

 

Verbos intransitivos

–transitivos

–irregulares

–regulares

 

Ortega y Gasset, J.: España invertebrada (1920-22).

                              –: La rebelión de las masas (1930).

                              –: Idea del teatro (1946).