Letras g, j

 

Letra g:

 

La letra g representa dos fonemas: uno velar sonoro ante las vocales a, o, u y ante consonante, como en gamo, golosina, guasa; en posición final de sílaba, como en digno; y agrupado con otra consonante, como en gritar, glacial o gnomo. Y otro velar sordo ante las vocales e, i, como en gerundio y gimnasia.

 

 

Se escriben con g:

 

 

Orientación de uso

Ejemplos

Excepciones

 

Las palabras en que el fonema velar sonoro precede a cualquier consonante, pertenezca o no a la misma sílaba.

 

Glacial, gramo, grito, dogmático, impregnar, maligno, repugnancia.

 

 

 

Las palabras que empiezan por el elemento compositivo

gest-.

 

 

Gesta, gestación, gestor, gestear, gesticulador.

 

 

 

Las palabras que empiezan por el elemento compositivo geo- (que significa tierra).

 

 

Geógrafo, geometría, geodesia, geología, geomagnetismo.

 

 

 

Las palabras que terminan en -gélico, -genario, -géneo, -génico, -genio, -génito, -gesimal, -gésimo y -gético.

 

Angélico, sexagenario, homogéneo, fotogénico, ingenio, primogénito, cuadragesimal, vigésimo, apologético.

 

 

 

Las palabras que terminan en -giénico, -ginal, -gíneo, -ginoso (excepto aguajinoso).

 

Higiénico, original, virgíneo, ferruginoso, oleaginoso.

 

 

Aguajinoso.

 

Las palabras que terminan en -gia, -gio, -gión, -gional, -gionario, -gioso y -gírico.

 

Magia, regia, frigia, liturgia, litigio, religión, regional, legionario, prodigioso, panegírico.

 

Las voces que terminan en -plejía o -plejia (apoplejía, paraplejía)  y -ejión.

 

 

Las palabras que terminan en -gente y -gencia.

 

Vigente, exigente, regencia.

 

 

Majencia.

 

Las palabras que terminan en -ígeno, -ígena, -ígero, -ígera.

 

 

Indígena, oxígeno, aligera, belígero.

 

 

Las palabras que terminan en -logía, -gogia o -gogía.

 

 

Teología, demagogia, pedagogía, antología.

 

 

 

Las palabras que terminan en el elemento compositivo -algia (‘que significa dolor’).

 

 

Neuralgia, gastralgia, cefalalgia.

 

 

Los verbos terminados en -igerar, -ger y -gir y las correspondientes formas de su conjugación, excepto en el caso de los sonidos ja, jo, que nunca se pueden representar con g: protege, fingía. Sin embargo, en la primera persona del presente de indicativo y del subjuntivo se escribe “j” como es el caso de: proteja y finjo. Existen algunas excepciones, como tejer, crujir y sus derivados.

 

Proteger, protegía, protegíamos, fingir, fingía, fingíamos,

coger, cogíamos, cogía,

acoger, acogido, acogíamos, corregir, corregido, corregimos, aligerar, aligeraba, aligerábamos.

 

 

Tejer, crujir y sus derivados.

 

 

Se escriben con j:

 

 

Orientación de uso

Ejemplos

Excepciones

 

Las palabras derivadas de voces que tienen j ante las vocales -a, -o, -u.

 

Caja, cajero, cajita.

Lisonja, lisonjear.

Cojo, cojear.

Rojo, rojear, rojizo.

 

 

 

Las voces de uso actual que terminan en -aje, -eje.

 

 

Coraje, hereje, garaje.

 

Ambages, enálage, hipálage.

 

 

Las palabras que acaban en -jería.

 

Cerrajería, conserjería, extranjería

 

 

 

Las formas verbales de los infinitivos que terminan en -jar y la de los verbos terminados en -jer y -jir.

 

 

Trabajar, trabaje, trabajemos.

Empujar, empuje, empujemos.

Crujir, cruje.

Tejer, teje.

 

 

 

Los verbos terminados en -jear, así como sus correspondientes formas verbales.

 

Canjear, canjeaba, canjeamos.

Homenajear, homenajeaba, homenajeamos.

Cojear, cojeaba, cojeamos.

 

 

Aspergear

 

El pretérito perfecto simple y el pretérito imperfecto y futuro de subjuntivo de los verbos traer, decir y sus derivados, y de los verbos terminados en -ducir.

 

Traer, traje.

Decir, dije, dijera.

Predecir, predijéramos.

Conducir, condujera.

 

 

 

Ejercicio Uso de la j y la g.

Después de revisar las orientación de usos de las letras “g” y “j”, realiza el siguiente ejercicio:

 

Angélica es foto_énica y ori_inal.

El sexa_enario  tiene  neural_ ia

La caja ro_iza de abedul guarda artículos de belleza.

Co__imos en el huerto judías y guisantes.

 

Autoevaluación.

 

Angélica es fotogénica y original.

El sexagenario tiene neuralgia

La caja rojiza de abedul guarda artículos de belleza.

Cogimos en el huerto judías y guisantes.